Un 11 que muerda

River sufrió cinco de los ocho goles del semestre en pelotas paradas. Gallardo admitió que tomó  precauciones con Gremio, pero debe mejorar para la vuelta.

Sabíamos que ellos tenían mucha más fortaleza en la altura y que son bravos en esa faceta. Lo habíamos visto y habíamos entrenado. Tomamos las precauciones, claramente, pero después es una cuestión de ganar o perder en el área y muchas veces te cuesta este tipo de partidos”.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.