El monólogo actuado por Rodrigo Bello acerca de un empleado que está esclavizado dentro de un trabajo virtual, debutó este domingo en las redes como otro ejemplo de los recursos que usan los artistas locales para sobrevivir a la temporada de cuarentena.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *