Por un lado el juzgado que conduce Federico Villena, que de a poco va comunicándole a las víctimas cómo fueron espiadas, y el Congreso, por donde estos días desfilan los supuestos victimarios (y también algunas víctimas) para revelar detalles de las maniobras.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *