Hace 40 años el «Lole» se adjudicaba -bajo la lluvia- el Gran Premio de Mónaco, a bordo de un Williams que no resultaba lo suficientemente confiable.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *