El 11 de junio de 1955, en las 24 horas de Le Mans, Francia, se produjo una catástrofe que cambió la historia de ese deporte. Tras chocar, un auto salió despedido hacia el público provocando 84 muertes y 82 heridos. Juan Manuel Fangio que punteaba la competencia, esquivó el accidente de milagro. Aunque cueste creerlo, la carrera no se detuvo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *